FanFic

Algunos de los personajes pertenecen a Stephenie Meyer, podre unir mi vida al hombre de mis sueños, Edward.

jueves, 7 de abril de 2011

°°°ONE SHOT°°° "DUDAS" ... mi final

RETO "EL CLUB DE LAS ESCRITORAS" -link

DULCE CAUTIVA
"DUDAS"


Jessica estaba terminando de colocar su libreta de apuntes en la taquilla que le correspondía, cuando su amiga Emy le dio un ligero codazo en las costillas.

-Jessi, mira quién viene por ahí -le susurró al oído.

La muchacha sacó su morena melena de detrás de la puerta de metal y miró en la dirección que indicaba su amiga.

A pocos metros de donde ellas se encontraban, estaba Richard caminando con paso distraído, cargando su vieja mochila de un hombro y hablando con un colega suyo.

Por un momento sus miradas coincidieron y Jessica, ruborizada por ser pillada espiándolo, volvió a meter la cabeza en la taquilla deseando que la tierra se abriera y se la tragara.

¡¿Cómo podía ser ese chico tan irresistible?!.

-Hola Jessica -saludó una voz masculina y juvenil, llena de picardía.

¡Oh mi Dios!, ¡el chico más guapo del instituto la estaba saludando!.

-Hola -le dijo casi en un susurro.

Por un momento, la muchacha pensó que acabaría tartamudeando. Siempre se sentía como un flan en presencia de Richard.

-¡Que bien que te encontré tan pronto! -le dijo, dedicándole una linda sonrisa en aquel rostro lleno fracciones masculinas y bellas-, te estaba buscando para preguntarte algo... ¿tienes planes para esta noche?.

"¿Que sí tenia planes para esa noche?, es que acaso... ¿pensaba invitarla a salir o algo así?".

Ella lo miró con incertidumbre, no sabía que responder. Un chico como Richard no se fijaba en una muchacha como ella. No era fea, en absoluto, pero tampoco era un tremenda belleza. Su figura era quizás más delgada de lo que se consideraría normal, pero al menos lleno de curvas allí donde deberían estar. Su larga melena morena le llegaba casi a la altura del trasero y sus ojos color miel eran muy vulgares. Ella se consideraba un chica más del montón, nada excepcional.

En cambio él era todo lo contrario. Tenía el pelo rubio, ondulado y con un brillo casi inhumano; sus ojos eran tan azules como un cielo despejado en verano. Y su figura, ¡menudo cuerpo!, atlético y esbelto, sin dudas, la envidia de muchos.

-Tenía pensado estudiar un poco para unos exámenes que tengo dentro de una semana -le dijo desviando la mirada y clavándola en sus uñas-, ¿por qué querías saberlo?.

-Esta noche estrenan en el cine una película que quiero ver y pensé, que quizás querrías ir también. ¿Te apuntas?.

A Jessica casi se le doblan las rodillas y cae de bruces al suelo. Su cuerpo parecía de goma... ¿Acababa de pedirle una cita el amor platónico de su vida?.

-Ahora mismo no sabría decirte, déjame que lo piense ¿vale? -le respondió finalmente.

-Esta bien, en ese caso déjame que te dé mi número de teléfono -comentó mientras sacaba de su mochila un trozo de papel y lo anotaba- aquí tienes. Esperaré impaciente tu llamada.

Y después de otra genuina sonrisa, se marchó con su colega que había estado observando en silencio toda aquella extraña escena.

Cuando los dos se perdieron en la siguiente esquina y ya no estaban a la vista, Emy explotó.

-¡Tía, no me lo puedo creer!, ¡si no lo hubiera oído y visto con mis propios ojos no me lo habría creído! -exclamó la joven muy entusiasmada y luego, poniendo un semblante más serio, añadió- ¿Y que es eso de que aún no lo sabes?. Llevas todo lo que llevamos de curso deseando que él se fije en ti y ahora ¿le vienes con estas?. ¡No hay quién te entienda chica!.

Ni Jessica se entendía así misma, sólo sabía que aquello era como un sueño y temía que acabase en pesadilla.

Ahora lo que tocaba era pedir cita con su estilista, ponerse sus mejores ropas y estar reluciente para cuando ambos se vieran esa noche.


***



"¿Podrían las cosas ir a peor?". Una hora después de que se produjera el encuentro en el instituto, había quedado con él a través del móvil, de esa manera ella se sentía más valiente y segura. Cara a cara, le era más difícil, en lo referente a Richard, era muy tímida. Ahora, después de casi dos horas a manos de su querido y fiel estilista, lucía bellísima, con uno top negro ceñido y unos jeans vaqueros ajustados. Pero cuando se disponía a arrancar su motocicleta, va y se encuentra con que la jodía no ¡quería hacerlo!, y después de varios intentos y de maldecir unas cien veces por lo bajo, lo consiguió. Pero aún así llegó tarde a la cita y la película ya había comenzado y Richard no estaba a la vista.

Y ahora se encontraba hablando con él por teléfono, mientras su flaco culo estaba metido en el aseo de hombres. No es que le gustase visitar esos sitios, no, ni mucho menos, pero es que fuera, en la cola del cine, había mucho ruido y no lograba escucharlo bien. Y el aseo de mujeres estaba descartado, había una cola impresionante y ella no podía esperar, así que, se metió en el de chicos que de alguna manera, siempre tenía menos tráfico.

-Hola Jessica -dijo Richard desde el otro lado del celular-, pensaba que ya no ibas a venir.

-Bueno, las cosas se complicaron. Pero ya estoy aquí, apunto de ir a las taquillas a comprar la entrada, ¿en que asiento y filas estás?, es para coger la más cercana...

-De acuerdo, vamos a ver -hizo una pequeña pausa y entonces escuchó la voz sonriente y estridente de Anna, que le comentaba algo gracioso a Richard... ¿Que hacía Anna allí, con él?- mira, estamos en la fila 9, butacas 12 y 13...

-¿Estamos? -dijo Jessica con voz incrédula.

-¿No te dije que vendría acompañado? -su voz intentaba sonar preocupada, una mala imitación- Anna está aquí conmigo, ¿tú no trajiste a un amigo?.

-Yo... -no sabía que responder.

Acababa de recibir un cubo de agua fría que le calaba todos los huesos, ¡¿Cómo se atrevía hacerle algo así?!. ¡Que ilusa había sido!, ya le parecía raro que Richard se hubiera fijado en ella... y ahora estaba con Anna, "la chica fácil" del instituto. Pero por otro lado, tampoco le especificó que irían solos o que aquello era una cita...

En ese momento, entró un chico al baño. Él muchacho se quedó sorprendido de ver a una chica allí, en el aseo de hombres, pero no dijo nada. Fue directamente al lavamanos y comenzó a lavárselas en silencio.

Era realmente tremendo, de unos dieciocho años más o menos. Iba todo de negro y cada prenda se ajustaba perfectamente a su musculosa figura. No estaba cachas de más, no, estaba fibroso y con las suficientes anchuras para recalcar que era un hombre fuerte.

Su pelo moreno lucía salvaje, todo revuelto y a lo loco, pero no daba la impresión de ir despeinado, era algo raro... le quedaba muy bien.

Y cuando sus miradas coincidieron a través del espejo, Jessica casi se atraganta con la belleza de aquellos ojos negros azabache.

Era realmente un bello espécimen de hombre.

-Espera Richard, ahora seguimos hablando.

Se guardó el móvil en el pantalón trasero de sus pantalones y se acercó al chico, que estaba apunto de salir.

-Espere un momento -le dijo y luego, cuando obtuvo su atención, la propuesta que tenía en mente le pareció absurda, pero ya era demasiado tarde y ella estaba desesperada- ¿puedo pedirle un favor?.

-¿Que puede querer de mi una chica tan linda como tú? -le respondió con una sonrisa ladeada.

-Mire, sé que esto le va a parecer absurdo, pero es que resulta que tengo un amigo que me mola mucho, pero él parece no darse cuenta. Habíamos quedado para ir al cine, y yo pensé que era una cita y ahora resulta que ha venido con otra amiga... y yo... -ya no sabía cómo continuar y las palabras se le trababan en la lengua-, bueno pues yo he pensado darle celos o algo así, a ver si de esta manera se fija en mi...

-¿Y en que puedo ayudarte yo? -respondió el chico, que en ningún momento había dejado de sonreír.

Sin dudas, todo eso le parecía gracioso. Seguramente pensaba que estaba tratando con una adolescente con ideas infantiles... Y podría ser que no se equivocara... podría...

-Me preguntaba, si estas sólo, sin compañía...

-He venido con unos amigos, pero eso no sería problema alguno... si lo que me ofreces me parece interesante -le dijo- escúpelo.

-Bien, ¿te gustaría venir conmigo a ver una peli y fingir que somos "muy buenos amigos"?.

¡Ya está, lo había dicho!.

La sonrisa del joven se amplió a más no poder, mostrando una hilera blanca de dientes.

-Por cierto, me llamo Jack -le dijo mientras le extendía una mano-, si quieres que seamos "muy buenos amigos", creo que al menos tendríamos que saber nuestros nombres...

-Cierto, perdona, es que con los nervios... soy Jessica -estrechó la mano que le ofrecían y el tacto le resultó realmente bueno- y no se preocupe, le pagaré la entrada y le daré lo que usted me pida a cambio del favor...

Mientras le decía esto, rebuscaba en su monedero para ver de cuánto dinero disponía.

-¿Lo que yo le pida? -dijo él con un tono de diversión- con que me invites al cine es suficiente... aunque, quizás cuando acabe la noche estés tan agradecida que decidas regalarme un premio...

Aquella palabras parecían esconder algún mensaje oculto, uno relacionado con sexo... ¿O quizás se equivocaba?.

Después de conversar un poco más, los dos entraron en la sala donde se proyectaba una película que estaba ya a medias, casi acabando.

Habían tenido suerte y pudieron conseguir dos entradas justo al lado de la pareja que ahora los miraba con curiosidad.

Jessica se sentó en medio de los chicos, con Richard a su derecha y Jack a su izquierda.

Y en toda la velada, Richard no dejó de mirarla por el rabillo del ojo. Realmente parecía sorprendido por encontrarse a Jessica tan bien acompañada.

¿Que se pensaba, que se iba a presentar sola mirando como ellos dos tonteaban delante de sus narices?.

De vez en cuando, Jack la sujetaba de la mano y le acariciaba el dorso, con movimientos circulares. Aquello era una caricia "algo" íntima. Pero se sentía bien, demasiado bien.

Un par de veces, Richard rozó la suya con la de ella, parecía que quería cogérsela y acariciársela cómo hacía el otro chico, pero sin llegar a más. ¿Se estaba poniendo celoso?.

Después de la peli, los cuatros se fueron a tomar un refresco y en todo momento, Richard miraba a Jack con recelo y desconfianza.

La mayor parte de la conversación iba dirigida sobre ellos, de cómo se conocieron y cosas así. Jessica dejó que fuera Jack el que respondiera las mentiras que creyese necesarias, para así no meter la pata y rebelar su engaño.

Y cuando se hizo la hora de recogerse, las dos parejas salieron del centro comercial y se fueron a los aparcamientos de motos. Realmente no parecían novios ninguno de ellos, más bien parecía lo que justamente eran, un grupo de cuatro amigos. Pero aún así, a Jessica no le gustó que Richard invitara a Anna también. Y ella parecía estar encantada con la idea, ya que en ningún momento se separó de él y pasó gran parte de la velada, coqueteando e intentando llamar su atención.

Pero Richard apenas le hizo caso, estaba más concentrado en saber más sobre Jack y ella, que en la película o cualquier otra cosa.

Cuando estaban ya al lado de sus respectivos vehículos de dos ruedas, Jack la atrajo hacía su cuerpo y le plantó un sonoro beso que la dejó con la boca abierta.

-Me lo he pasado fenomenal, espero que repitamos de nuevo -luego sacó una nota con su número de teléfono de su chaqueta de cuero y se lo entregó-, llámame, estaré encantado de quedar de nuevo contigo.

Ella le dio las gracias y él, antes de subir a su Harley Davidson, le dijo al oído.

-Pero la próxima vez, que sea a solas.

Y se marchó.

-Ya también tengo que irme, mis padres se van a enfadar si llego tarde -exclamo Anna, mientras montaba en su motocicleta y la arrancaba.

Antes de irse, le envió un beso volado a Richard.

-¿No decías que Jack era sólo una amigo tuyo? -dijo el chico, cuando quedaron los dos solos.

-Así es -le respondió.

-¿Tratas así a todos tus amigos? -preguntó, refiriéndose a lo del beso.

Su mirada estaba cargada de sentimiento, de algún tipo de emoción desconocido para Jessica. Lentamente se aproximó a ella y la besó de manera urgente, con desesperación...

¿Que podía pensar ella de todo eso?.

ASTRID


La única acción de Jessica fue alejarse de él, no quería hacerlo, había soñado con este momento desde hace mucho, pero ¿y si estaba mal interpretando las cosas?.

-No, no trato así a todos mis amigos –lo dijo casi sin pensarlo, tratando de recuperar la conversación.

-¿Él puede besarte, pero yo no? –estaba molesto y mucho.

-No esperaba que hiciera algo así.

-Pues es obvio que no quiere solo una amiga.

-No sé, solo es Jack, es un amigo.

-¿Porque lo trajiste? –su pregunta confundió a Jessica, ¿no era el quien invito a Anna en primer lugar?, no sabía que responder.

-¿Por qué te molesta tanto?, a ti te acompañó Anna y a mi Jack.

-Eso fue culpa tuya, será mejor que me vaya, nos vemos en la escuela.

Jessica se quedó congelada por unos minutos, se dio cuenta que era tarde, tomó su moto y fue a casa.

Todo el tiempo las palabras de Richard retumbaban en su cabeza, era culpa suya, eso de ninguna manera, solo pensaba. Por la noche le costó dormir, pero finalmente el cansancio la venció.

Por la mañana estaba decidida, hablaría con Richard y aclararía todo, llegó a la escuela y lo buscó por los pasillos, cuál fue su sorpresa cuando lo vió de la mano de Anna, su corazón se hizo pedazos en ese momento, Emy se acercó a ella.

-¿Por qué Richard esta con Anna y no contigo? –preguntó, pero al ver su cara solo la alejó de esa escena tan dolorosa. Jessica contó toda la historia a su amiga, ella solo escucho atenta.

-Es un imbécil, no deberías estar así por alguien como él, solo por ser guapo no puede usar a la gente de esa manera.

-La imbécil soy yo, él nunca dijo que fuera una cita, y dijo que fue mi culpa.

-No digas tonterías, ¿fue tu culpa que invitara a alguien más, que su ego no soportara el hecho de que alguien mil veces más sexy que él estuviera contigo?.

-Nunca dije que jake fuera sexy.

-Pues deberías ver tu cara al hablar de él –y era en parte verdad él era sexy y mucho.

-Lo llamaré –Jessica no lo pensó dos veces, lo llamó y quedaron para que él la recogiera en la salida.

El día paso muy lento para gusto de Jessica, la noticia del día “Richard y Anna son novios”

-¿que diría ella si sabe que me besó justo ayer después de irse? –dijo para ella.

-Hola Jessica –Anna se había dirigido a ella– ¿puedes creerlo?, Richard es mi NOVIO –parecía disfrutar decírlo, jessica solo asintió y ella se fue muy feliz, pero no le daría gusto.

Jessica salió y busco a Jack, lo vio a unos metros de donde estaba Richard con Anna, robó las miradas de muchas chicas, vestía con pantalón negro y una playera blanca, que hacía lucir mejor toda su anatomía, su cabello despeinado, era de verdad muy sexy.

-Hola –la saludó cuando estuvo frente a él, le dedicó una sonrisa y le robó un suspiro.

-Hola –sintió las miradas de casi todos los que estaban cerca, vio acercarse a Richard.

-Creo que tu amigo viene a saludarme –le dijo Jack, Richard estaba muy cerca ¿Qué quería?.

-No sabía que tu amigo vendría por ti Jessica –su tono era algo grosero.

-No quiero que le hables así –Jack bajó de su moto y se paró frente a él, Richard se puso nervioso y se alejó rápido, todos los miraban, Jack volvió a sonreír y se dirigió a Jessica.

-¿Quieres que demos una vuelta? –se acercó peligrosamente a Jessica, y nuevamente la besó, ella no se alejó y se dejó llevar por un momento.

-Será mejor que nos vayamos -Jessica se alejó un poco y subió junto con él a su Harley Davidson.

Pasaron la tarde juntos, Jack parecía tener cierto interés en Jessica, la forma en que la miraba, tal vez Richard tenía razón y no solo quería una amiga.

-Jessica me gustas y mucho -Jake lo dijo sin pena alguna, era sincero, parecía de esas personas transparentes, que solo dicen lo que piensa-, Eres hermosa.

-Gracias -Pronto se ruborizó, él se acercó a ella y la besó de nuevo, era diferente, era tan tierno, podría estar la eternidad así.

-Jessica a ti te gusta Richard, pero él no vale la pena, eres hermosa y él simplemente está ciego, ví que estaba con esa chica con la que fue al cine.

-Sí, ahora son novios –sus palabras eran tristes, mucho.

-¿Y …? -dijo jake– ¿que acaso yo no soy tan lindo como él?, puedo ser tu novio, tu esposo si quieres -su sonrisa era autentica– bueno, tal vez esposo aún no, soy muy joven para sentar cabeza -ambos rieron por un largo rato con sus ocurrencias.

Jack la llevó a casa y se despidieron, ella no llevaba ni cinco minutos en casa cuando llamaron a la puerta.

-Hola –era Richard.

-Te estuve esperando, veo que pasaste mucho tiempo con tu amigo.

-Si estuve con Jack, fuimos a comer algo y platicamos.

-Quiero aclarar unas cosas contigo.

-Pues pasa –Jessica lo llevó a la sala de estar y él empezó a hablar.

-Jessica soy un imbécil, tú de verdad me gustas por eso te invite al cine, tu dudaste y eso me hizo pensar que a ti yo no te interesaba, luego llamaste y no llegaste a la cita, pensé que me habías dejado plantado, Anna estaba con unas amigas y la invité, cuando llegaste no podía decirle que se fuera por eso dije lo que dije, luego tu entras a la sala con ese tipo y él te toca todo el tiempo, y al final te besa, lo siento pero soy un imbécil, debí ser claro, ahora soy novio de Anna y al parecer tu sales con él.

Jessica estaba feliz por lo que acababa de escuchar, pero ahora estaba confundida, Richard siempre le gustó, pero Jack era tan lindo...

-Richard no sé qué decirte, tú me gustas y mucho, pero ahora tienes novia, no es justo que le hagas esto.

-¿Crees que tú y yo tengamos alguna oportunidad, algún día?.

-No sé, el tiempo lo dirá.

Ahora Jessica sabía lo que paso con Richard, le gustaba saber que a él ella nunca le resultó indiferente.

Richard se despidió y se fue de su casa.

-Jack –Jessica lo llamó y le contó todo lo que había pasado, de alguna forma ella confiaba en él, él ganaba esa confianza con facilidad.

-Jess, ¿y tú que quieres? –la pregunta clave, en un par de días todo lo que quería cambió.

-Te quiero ti, no es como decir te quiero en realidad, pero quiero conocerte.

-Me alegra escuchar eso, me gustas Jess.

-Me gustas Jake

6 comentarios:

Dulce Cautiva dijo...

Hola guapa!, kedó genial esta entrada!, jejeje. Muchas gracias por todo!, x participar en este reto y x darle publicidad, eres un cielo!!!.

Un beso y k pases una buena noxe!, muak!!!

gïxiie!! dijo...

AAAAAAHHH estaba esperando tu final desde que le dejaste el comentario "amenazador" a Dulce en su entrada jaja y vaya que me ha gustado, yo también preferí quedarme con Jack, la verdad es que desde que leí el sueño de Dulce me enamoré de él. Jaja, bueno, chica, te dejo mis saludos y pues.... ¡suerte y que gane la mejor!

☆→$αђ∂яαн ←☆ dijo...

Ohh que bonito!!!!
Me encanta tu blog y sobre todo tu historia!!! que sepas k te sigo!

Pasate por los mios !! =D

Citu dijo...

Me gusto mucho le diste un buen final y ligaste muy bien la redaccion de dulce con la tuya. Te mando un beso y te invito a leer mi nueva historia.

angela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
angela dijo...

aaaaaafff q excelenteee como uniste tu historia a la de dulce.... me encantaaaa jejejeje besossss